Mientras controlas el tamaño de las porciones, seguir una dieta saludable y equilibrada puede ayudarte a alcanzar el peso, el físico y cualquier otro objetivo de salud deseado. Te ayudaos a elegir la mejor dieta para ti. Algunos regímenes de dieta eliminan ciertos grupos de alimentos de su dieta, mientras que otros se enfocan en comer porciones controladas con opciones de alimentos más liberales.

Lo que come es de suma importancia para el funcionamiento saludable de su cuerpo. Por lo tanto, se vuelve aún más importante estar al tanto de sus elecciones de alimentos.

Investigaciones recientes identifican una dieta deficiente y hábitos alimenticios poco saludables como las principales razones detrás de la epidemia de obesidad en los Estados Unidos. [20]

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la tasa de prevalencia de la obesidad se situó en el 39,8 por ciento y afectó a casi 93,3 millones de adultos estadounidenses entre 2015 y 2016. Esta es una situación alarmante, ya que la obesidad conlleva un riesgo de enfermedades no transmisibles, incluidas las enfermedades cardíacas. , problemas de presión arterial, diabetes y cáncer. [20]

Con tantas alternativas dietéticas disponibles, la pregunta sobre cuál es la mejor para un individuo aún no está clara para muchos. En general, un plan de dieta puede considerarse saludable en general si se enfoca en una variedad de opciones de alimentos, beneficia su salud en general, es fácil de cumplir en los próximos años y puede ayudarlo a mantener sus objetivos de salud para toda la vida.

Las dietas bajas o sin carbohidratos, la dieta DASH, la dieta Atkins, la dieta ceto, la dieta pagana, la dieta mediterránea y la dieta vegana son solo algunos ejemplos de dietas populares a seguir. Sin embargo, los tres regímenes de intervención nutricional más populares, a saber, ceto, paleo y mediterráneo, están de moda en estos días.

Analicemos estas tres dietas y analicemos sus diversos beneficios y desventajas para comprender qué las distingue entre sí.

La dieta cetogénica

Dieta Cetognénica comida preparada
Photo by Krisztina Papp on Pexels

La dieta cetogénica implica obtener la mayor parte de las calorías de la grasa. Por lo general, una dieta estándar contiene alrededor del 50 por ciento de carbohidratos, que se descomponen en glucosa que las células usan para obtener energía.

Su cuerpo está intrínsecamente acostumbrado a utilizar la glucosa como combustible, pero cuando comienza a tomar grasas en cantidades generosas y limita la ingesta de carbohidratos, su hígado usa las grasas almacenadas para producir energía. Las grasas se descomponen en cuerpos cetónicos, que actúan como combustible para el cerebro.

Una dieta cetogénica típica mantiene los carbohidratos al mínimo (50 gramos o menos por día), las proteínas con moderación (alrededor del 20 por ciento de las calorías) y las grasas en un consumo ilimitado. [2]

La restricción de carbohidratos impulsa al cuerpo a utilizar la grasa para el gasto energético y evita el aumento de los niveles de insulina, lo que ayuda a controlar el hambre. Los carbohidratos y el agua almacenados también se consumen en el proceso. Esto agota los depósitos de glucosa y también el exceso de agua.

Algunas formas de dietas cetogénicas adoptadas en su mayoría por atletas y profesionales del deporte permiten el consumo de proteínas y / o carbohidratos en mayores cantidades. El objetivo de seguir un plan ceto modificado es retener la cetosis durante períodos prolongados y mantener intactos los músculos magros. [1]

Puede tomar un mínimo de 3 meses de esfuerzos dedicados para que su cuerpo se adapte a la dieta cetogénica. Comer una dieta occidental con regularidad puede interferir con la permanencia del cuerpo en cetosis; por lo tanto, un período de 3 meses ayuda a su cuerpo a aclimatarse a la nueva fuente de combustible.

¿Qué comprende una dieta cetogénica?

Una dieta cetogénica es básicamente una dieta alta en grasas, moderada en proteínas y baja en carbohidratos. Cuando se trata de una dieta cetogénica, se trata de la información nutricional, especialmente la cantidad de cada macronutriente que consume. La ingesta recomendada en una dieta cetogénica es: [21]

  • Casi 60 por ciento de grasa, 35 por ciento de proteína y 5 por ciento de carbohidratos
  • Consumo generoso de fuentes de grasas como aceite de coco, manteca de cerdo, mantequilla, manteca de cacao, nueces, semillas, tofu y aceite de oliva.
  • Pescados grasos como atún y salmón
  • Verduras verdes con almidón como espinacas, col rizada y brócoli
  • Sin fruta aparte de los aguacates
  • Productos lácteos enteros como crema, yogur griego natural y quesos
  • Productos lácteos limitados con alto contenido de carbohidratos, como leche y helado.

Beneficios para la salud que ofrece

La dieta cetogénica se ha asociado con las siguientes ventajas para su salud:

1. Ayuda a controlar los trastornos neurodegenerativos

La dieta cetogénica se puede considerar para pacientes que padecen trastornos neurodegenerativos como epilepsia, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple.

Los estudios han demostrado que la suplementación de una dieta cetogénica en los niños ayudó a controlar las convulsiones epilépticas durante un período de tiempo corto a medio. Se encontró que los efectos de la dieta cetogénica eran similares a los de los medicamentos antiepilépticos convencionales. [3]

El posible mecanismo detrás de la considerable reducción de las convulsiones se debe a la disminución de los niveles de glucosa y al aumento del metabolismo de los cuerpos cetónicos junto con la reducción de la glucólisis. Los estudios han destacado que la disminución resultante de la glucólisis cuando se consume una dieta cetogénica puede ayudar a reducir las convulsiones. [4]

También se ha observado que el aumento considerable en la concentración de cuerpos cetónicos y la disminución concomitante del azúcar en sangre mientras se sigue una dieta cetogénica pueden suprimir varias vías que pueden ayudar potencialmente a diversos trastornos que afectan al cerebro. [7]

2. Ayuda a bajar de peso

Las dietas cetogénicas se han hecho un lugar en la lista de posibles formas de perder peso. Seguir una dieta cetogénica puede ayudarlo a perder peso al frenar el hambre y el apetito y mantenerlo satisfecho por mucho tiempo. [5]

3. Reduce la inflamación

Se sabe que la inducción de la cetosis bombea las mitocondrias de las células del cuerpo para que suministren energía y combatan el estrés oxidativo y la inflamación a un ritmo más rápido. [22]

4. Puede ayudar a regular la diabetes tipo 2

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU., Casi el 55 por ciento de los pacientes que padecen diabetes son obesos y el 85 por ciento de ellos tienen sobrepeso. El consumo restringido de carbohidratos en una dieta cetogénica puede desempeñar un papel clave tanto en la prevención como en el tratamiento de la diabetes tipo 2. [6]

Un estudio de 2012 concluyó que los bajos niveles de carbohidratos en una dieta ceto redujeron significativamente la glucosa en sangre, el colesterol total, la urea, el colesterol de lipoproteínas de baja densidad, los triglicéridos, el peso corporal y el índice de masa corporal en sujetos obesos después de 24 semanas. Además, el grupo de dieta cetogénica tuvo una disminución significativa en las medidas de la cintura y mejoró el control glucémico en la diabetes tipo 2. [6]

5. Puede ayudar a los pacientes con cáncer

Se informa que el estado de cetosis provocado por una dieta cetogénica ha mejorado la respuesta de los modelos experimentales preclínicos a la quimioterapia, además de aliviar los efectos secundarios de la terapia en el tejido normal. Además, la dieta cetogénica se asocia con una reducción en el tamaño del tumor en modelos animales experimentales de cánceres malignos de colon, estómago y próstata. [8]

Desventajas de la dieta cetogénica

La dieta cetogénica requiere precaución en algunas áreas.

  1. La gripe cetogénica es un efecto adverso de la dieta cetogénica que dura algunas semanas después de comenzar la dieta cetogénica. Esto se debe principalmente a los cambios en su dieta que causan síntomas como mal aliento, cambios en los hábitos intestinales, falta de energía y calambres musculares. Por lo tanto, controlar los niveles de glucosa y cetonas en sangre es esencial en las personas que siguen una dieta cetogénica.
  2. La dieta cetogénica puede reducir los niveles de triglicéridos y azúcar en la sangre. Las personas con un nivel bajo de azúcar en sangre deben tener cuidado antes de hacer la dieta cetogénica. Si tiene diabetes o prediabetes o ha tomado medicamentos para el azúcar en sangre, hable con su médico antes de comenzar una dieta cetogénica.
  3. La eliminación de fuentes de carbohidratos como cereales integrales, legumbres, frutas y verduras puede provocar deficiencias nutricionales como la de fibra y vitaminas y minerales clave.
  4. Se recomienda encarecidamente que las personas con pancreatitis, cálculos renales, problemas hepáticos, trastornos del metabolismo de las grasas, deficiencia de carnitina y porfiria no deben probar la dieta cetogénica. [9]

La dieta Paleo

La dieta paleo adopta el patrón de alimentación primitivo de nuestros antepasados ​​en el Paleolítico.

El cambio de paradigma en los patrones de alimentación de los seres humanos ha dado lugar a métodos modernos de preparación de alimentos. La revolución agrícola supuso la evolución del hombre de cazador y recolector a comer granos más procesados. Por lo tanto, la dieta paleo elimina la mayoría de los alimentos procesados ​​elaborados con ingredientes altamente refinados.

Aunque es imposible vivir como los primeros hombres, la dieta paleo idolatra los hábitos alimenticios de su época al eliminar el uso de alimentos que han pasado por cualquier procesamiento moderno. Esta dieta pasa a primer plano en vista de las diversas enfermedades que se consideran el resultado del consumo de alimentos procesados ​​y refinados.

Sliced fruits on brown ceramic bowl
Photo by Lara Santos on Pexels

¿Qué comprende una dieta Paleo?

El enfoque paleo se centra en el consumo de carnes locales de origen animal alimentadas con pastura y productos vegetales orgánicos sostenibles mientras se abstiene de los alimentos procesados. Además, la paleo es una dieta que consiste principalmente en proteínas, fibra, antioxidantes y potasio, mientras que es baja en carbohidratos, sodio y azúcar.

La dieta paleo incluye alimentos que se pueden cultivar, criar, cazar y recolectar.

  • Estos incluyen aves de corral, carne de animales alimentados con pasto, huevos, mariscos, verduras, raíces y frutas.
  • La dieta restringe el consumo de lácteos, cereales, legumbres, grasas procesadas, azúcares refinados y sal.
  • Las personas con una dieta paleo pueden tomar té verde y mucha agua.
  • Debe evitarse por completo el consumo de alimentos que contengan aditivos y conservantes.

La abundancia de proteínas en la dieta paleo la hace bastante popular entre los entusiastas del fitness que buscan aumentar su masa muscular.

La dieta paleo a menudo se conoce como “alimentación limpia” y para muchos se puede seguir durante un período de tiempo considerablemente largo. No requiere ningún control de la cantidad de alimentos consumidos o recuento de calorías. Esto hace que sea más fácil para las personas seguir y lograr su objetivo deseado.

Beneficios para la salud que ofrece

La adopción de un estilo de vida paleo se ha asociado con los siguientes beneficios potenciales para la salud:

1. Ayuda a perder peso

La dieta paleo puede ser una forma de ayudar a algunas personas a perder peso.

En teoría, la dieta paleo mejora significativamente la circunferencia de la cintura, las medidas de peso y el IMC porque ayuda a eliminar las calorías adicionales de la dieta. Sin embargo, se necesitan estudios más bien diseñados para determinar los efectos que tiene la dieta paleo sobre la salud y la pérdida de peso. [10]

2. Puede ayudar a mejorar la diabetes

El estilo de alimentación paleo puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2 y ayudar a tratarla.

Un estudio de 2015 incluyó a personas con diabetes tipo 2 que siguieron una dieta paleo o una dieta baja en grasas estándar durante 2 semanas. Ambos grupos mostraron mejores resultados, pero el grupo paleo tuvo mayores beneficios en el control de la glucosa. [11]

3. Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Seguir el estilo de vida paleo puede contribuir a un corazón sano.

El consumo de alimentos recomendados en la dieta paleo puede ayudar a disminuir los diversos parámetros de las enfermedades cardiovasculares, como el peso corporal, el colesterol, la presión arterial, el HDL y la tolerancia a la glucosa. [12]

Leer también ➤  Beneficios para la salud del té de artemisa: ansiedad, depresión e indigestión

Se observaron mayores beneficios en los perfiles de lípidos en personas con tipo 2 que siguieron una dieta paleo en comparación con las que consumían una dieta estándar baja en grasas. [11]

Desventajas de la dieta Paleo

Seguir la dieta paleo puede tener sus propias complicaciones y desventajas. Algunos casos que requieren precaución incluyen los siguientes:

  1. A pesar de los efectos significativos sobre el control del peso y otras enfermedades, la eliminación de cereales integrales, legumbres y algunas frutas y verduras puede reducir los requerimientos nutricionales de vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales para una buena salud.
  2. El enfoque en comer carne de animales alimentados con pasto, vegetales orgánicos o mariscos silvestres hace que la dieta sea un enfoque dietético costoso. Esto puede limitar la inclinación de los grupos de bajos ingresos hacia esta forma de dieta.
  3. Dado que la dieta paleo elimina una amplia gama de fuentes de alimentos, comer en reuniones sociales puede ser una situación incómoda.
  4. El consumo reducido de calcio es uno de los inconvenientes de la dieta paleo. Esto puede suponer un riesgo de deficiencia de calcio y osteoporosis en un futuro próximo.

La dieta mediterránea

La dieta mediterránea se remonta a siglos como un estilo dietético arraigado en la vida de las personas en y alrededor del mar Mediterráneo. [13] Este enfoque dietético ha obtenido, con mucho, el máximo apoyo de personas de todo el mundo debido a su abundancia superlativa de nutrición.

La dieta mediterránea implica comer más alimentos de origen vegetal y grasas monoinsaturadas (a menudo llamadas grasas buenas) y limitar el consumo de carnes y carbohidratos, en comparación con la dieta estadounidense regular. El contenido de carbohidratos en una comida mediterránea se limita a fuentes fibrosas sin refinar como verduras, frutas, frijoles y cereales integrales.

Red tomatoes and garlics in cooking pot
Photo by Engin Akyurt on Pexels

La dieta mediterránea tiene también un aspecto sociocultural que se suma a la faceta tradicional de la dieta centrada en el fortalecimiento del tejido social. Esto incluye mucha actividad física, horarios regulares de comidas, comer en un círculo social, beber vino y descansar después de las comidas.

Se ha informado que las personas que viven en la cuenca del Mediterráneo tienen tasas de enfermedades cardíacas más bajas de lo esperado. [23] La dieta también ha sido promocionada como “amigable para el corazón” debido a su papel en la estabilización de los diversos parámetros de azúcar en sangre, colesterol y triglicéridos y, a su vez, reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y otras enfermedades. [24]

¿Qué comprende una dieta mediterránea?

La dieta mediterránea incluye una variedad de alimentos nutritivos y ricos en fibra, grasas buenas y otros nutrientes esenciales. La combinación equilibrada de alimentos ricos en nutrientes hace que la dieta mediterránea valga toda la fama que ha cosechado.

La ingesta adecuada de micro y macronutrientes en esta dieta reduce la aparición de deficiencias nutricionales en los individuos en comparación con los que siguen cualquier otra dieta. [19]

Este patrón dietético incluye:

  • Porciones ricas de cereales integrales, frutas, verduras, legumbres, lentejas, frijoles, frutos secos, semillas y aceitunas.
  • Grandes cantidades de mariscos y pescados
  • Ingesta limitada de huevos, aves y productos lácteos como el queso
  • Reducción del consumo de carnes rojas
  • Consumo moderado de vino durante las comidas.
  • Se permite el uso de aceite de oliva como principal fuente de grasa añadida para cocinar. Además de ser una fuente de grasas buenas, el aceite de oliva tiene beneficios adicionales para la salud humana. [18]
  • Comidas desprovistas de salsa rica y preparaciones de salsa

Estos alimentos son más nutritivos y rentables que los alimentos procesados ​​y envasados ​​que se utilizan normalmente. Estos son de fácil acceso, lo que hace de la dieta mediterránea una dieta flexible que se puede adoptar como forma de vida.

Beneficios para la salud que ofrece

La dieta mediterránea tiene una gran cantidad de posibles beneficios asociados para la salud humana:

1. Promueve un corazón sano

El estilo de vida mediterráneo hace hincapié en el consumo de grasas buenas, lo que ayuda a reducir la concentración de colesterol malo en la sangre y, por lo tanto, confiere protección frente a varias enfermedades cardiovasculares.

Un estudio de 2013 con más de 7.000 personas observó que una dieta mediterránea sin restricciones energéticas complementada con nueces o aceite de oliva extra virgen redujo por completo el riesgo de enfermedades cardiovasculares. [14]

2. Promueve la salud del cerebro

La naturaleza antiinflamatoria y antioxidante del estilo de vida mediterráneo está asociada con la promoción de la salud cognitiva y el poder cerebral. Esto se debe a la abundancia de grasas omega-3 y antioxidantes en los alimentos incluidos en la dieta mediterránea.

Existe alguna evidencia de que la dieta mediterránea puede ayudar a reducir la degeneración y el deterioro del poder cognitivo, reduciendo el riesgo de enfermedad de Alzheimer y la mortalidad entre los pacientes de Alzheimer a través de su poder de combate de la inflamación y la oxidación. [15]

3. Reduce el azúcar en sangre y el riesgo de diabetes.

El bajo consumo de azúcar y carbohidratos refinados en una dieta mediterránea puede ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y reducir el riesgo de diabetes.

Los estudios realizados en el sur de Europa sugirieron que la adopción de la dieta mediterránea en diabéticos recientemente diagnosticados pero en individuos previamente sanos permitió un mejor control glucémico y una menor dependencia de los medicamentos para la diabetes. [dieciséis]

4. Ayuda a las personas obesas

El estrés oxidativo, la inflamación y los mecanismos asociados que tienen lugar dentro del cuerpo de un individuo obeso pueden frenarse con la ingesta de una dieta mediterránea.

Un estudio de 2012 concluyó que adquirir el estilo de vida mediterráneo puede reducir la aparición generalizada de obesidad, específicamente la acumulación de grasa en los tejidos abdominales y viscerales. [17]

5. Puede reducir el riesgo de cáncer

La riqueza nutricional de la dieta mediterránea proviene de la variedad de frutas, verduras, grasas buenas, cereales integrales y fibras que contiene.

Una dieta fibrosa puede ayudar a prevenir los cánceres del tracto digestivo, incluido el cáncer colorrectal. Se ha sugerido a través de varios estudios de casos y controles que el uso de grasas buenas como el aceite de oliva como reemplazo de la mantequilla u otras fuentes de grasas nocivas puede ayudar a disminuir el riesgo de ciertos cánceres. [18]

Actividad física: un complemento de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea se complementa con un esfuerzo físico regular de al menos 30 minutos durante el día. La actividad física moderada ayuda a equilibrar la ingesta energética y el peso corporal y permite que el organismo aproveche los beneficios de la dieta para su salud.

Realice ejercicios que aumenten la respiración y los latidos del corazón, como los ejercicios aeróbicos. Además de caminar a paso ligero, caminar, andar en bicicleta, trotar, correr o nadar, también puede participar en deportes como fútbol, ​​baile, jardinería o hacer algún trabajo en casa. Se anima a participar en deportes de ocio y actividades físicas con otros para promover un sentido de camaradería. [19]

El estilo de vida mediterráneo es, naturalmente, un estilo de vida activo que también incluye los beneficios adicionales para la salud del ejercicio físico.

Desventajas de la dieta mediterránea

Aunque es superior a otras dietas en términos de nutrición y beneficios, las limitaciones y el uso ilimitado de ciertos alimentos pueden causar algunos problemas.

  1. Se debe controlar el consumo descontrolado de grasas buenas como frutos secos y aceite de oliva para evitar el almacenamiento de un exceso de energía en forma de grasas. El control de las porciones es de suma importancia aquí.
  2. El consumo de cantidades limitadas de productos lácteos puede provocar una disminución en los niveles de calcio, lo que podría aumentar el riesgo de osteoporosis en algunas personas en el futuro.
  3. El vino es un componente bien integrado en el patrón de alimentación mediterráneo. Sin embargo, el consumo de vino está permitido en cantidades moderadas SOLO para evitar problemas de salud. Beber más de la ingesta moderada puede tener consecuencias negativas para la salud.
  4. Algunas personas deben evitar estrictamente el vino. Estos incluyen aquellos que tienen una adicción a las bebidas alcohólicas o tienen antecedentes de abuso de alcohol, mujeres embarazadas, grupos en riesgo de cáncer de mama o aquellos que actualmente tienen una condición de salud que puede empeorar con el consumo de alcohol.

Resumen del análisis comparativo

ParámetrosDieta cetogénicaDieta paleoDieta mediterránea
Propósito claveCambiar la fuente de combustible de carbohidratos a grasasComer de forma similar a nuestros antepasados, frenando el consumo de alimentos procesados ​​y envasadosEnfoque dietético rico en nutrientes
Contenido nutricionalGrandes cantidades de grasas y bajas cantidades de carbohidratosDieta que elimina los alimentos procesadosAbundancia de fibra, proteínas, grasas buenas y vitaminas y baja en carbohidratos refinados
Naturaleza y adherenciaMuy restrictivo y difícil de adoptar durante mucho tiempo.Bastante restrictivo, no lo suficientemente flexible para adherirse durante largos períodos de tiempoMayormente inclusivo y más fácil de retener en su estilo de vida
Uso de alcoholPermitido con limitaciónNo permitidoPermite el uso de vino pero en cantidades moderadas
Alimentos para comerAlimentos grasos como mantequilla, aceite de oliva, pescados grasos, queso, aguacates, huevos, nueces, mantequillas de nueces, gheeCarnes de animales alimentados con pasto, víscerasVerduras bajas en carbohidratos, sin almidónAlimentos no procesados ​​como carnes de animales alimentados con pasto, pescado, mariscos, huevos, nueces, semillas, aceites saludables y verduras y frutas limitadasSe centra en alimentos vegetales, frutas frescas, frijoles, nueces, semillas, aceite de oliva y cereales integrales.Bajo consumo de carne.
Comidas que se deben evitarAzúcarHarinas y cerealesAlimentos procesadosVerduras con almidónFrijoles o legumbresCereales integralesFrijoles y legumbresLa mayoría de los productos lácteosAzúcar refinadaHarinas refinadasAlimentos procesadosCarne roja limitada
¿Quién puede querer intentarlo?Personas con diabetes tipo 2 o prediabetesIndividuos obesosMujeres con síndrome de ovario poliquístico que desean seguir una dieta baja en índice glucémicoIndividuos físicamente activos interesados ​​en ganar masa muscular y controlar su pesoAdultos mayores que desean mantener el peso.Individuos en riesgo de enfermedades cardíacasAquellos interesados ​​en seguir una dieta saludable en general
No recomendado paraLa dieta cetogénica está contraindicada en pacientes con problemas hepáticos, pancreatitis, porfiria, deficiencia de carnitina y cálculos renales. Aquellos que toman medicamentos para la diabetes deben consultar a su médico antes de intentarlo.Veganos o vegetarianos por su dependencia de la carne. Seguir una dieta paleo también es caroEs posible que las personas con niveles bajos de hierro deban asegurarse de obtener el hierro adecuado de fuentes vegetales.
VentajasPuede ayudar: Pacientes epilépticos e incluso personas con enfermedad de Alzheimer o enfermedad de ParkinsonReducir pesoEstabilizar los niveles de azúcar en sangre en pacientes con diabetes tipo 2Puede ayudar: En adelgazamientoPacientes con diabetesEn la reducción del riesgo de enfermedades cardíacas.Es: Amigable con el corazónÚtil para reducir la deposición de grasa de la región abdominalNutricionalmente densoBueno para la salud del cerebroPromover el ejercicio físico y el crecimiento social y cultural
DesventajasDeficiencias de nutrientes de diversas vitaminas y minerales.Se desconoce el riesgo a largo plazo de enfermedades cardiovasculares.EstreñimientoPuede ser una opción costosa de mantener durante un período prolongadoPosible deficiencia de calcioNo es tan flexible para ser tomado como un enfoque dietético de por vida.Las limitaciones de los lácteos pueden provocar una disminución en los niveles de calcioLa inclusión del alcohol puede estar relacionada con el abuso si no se puede mantener la ingesta con moderación

Línea de fondo

De acuerdo con sus objetivos de salud, elija cuál puede ser la mejor dieta para usted. La elección de alimentos y la actividad física conscientes de la salud son formas inteligentes de lograr sus objetivos detrás de la dieta.

Cuando se trata de estas tres dietas, evalúe sus necesidades para que pueda adoptar un patrón dietético particular para respaldar su salud y mantenerla durante toda la vida.

Nota: Consulte siempre a un dietista-nutricionista registrado para obtener asesoramiento sobre una combinación de plan de dieta y régimen de ejercicio que puede seguir de acuerdo con sus objetivos de salud y estilo de vida personales.

Recursos:

  1. Paoli A, Grimaldi K, Toniolo L, Canato M, Bianco A, Fratter A. Nutrición y acné: potencial terapéutico de las dietas cetogénicas. Farmacología y Fisiología de la Piel. https://www.karger.com/Article/Abstract/336404. Publicado el 11 de febrero de 2012.
  2. La dieta cetogénica: influencias metabólicas sobre la excitabilidad cerebral y la epilepsia. Tendencias en neurociencias. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0166223612002020. Publicado el 8 de diciembre de 2012.
  3. Martin K, Jackson CF, Levy RG, Cooper PN. Dieta cetogénica y otros tratamientos dietéticos para la epilepsia. La base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26859528. Publicado el 9 de febrero de 2016.
  4. La dieta cetogénica: influencias metabólicas sobre la excitabilidad cerebral y la epilepsia. Tendencias en neurociencias. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0166223612002020. Publicado el 8 de diciembre de 2012.
  5. Paoli A. Dieta cetogénica para la obesidad: ¿amiga o enemiga? MDPI. https://www.mdpi.com/1660-4601/11/2/2092. Publicado el 19 de febrero de 2014.
  6. Efecto de la dieta cetogénica baja en calorías versus baja en carbohidratos en la diabetes tipo 2. Nutrición. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900712000731. Publicado el 5 de junio de 2012.
  7. Paoli, Antonio, Bianco, et al. Dieta cetogénica en enfermedades neuromusculares y neurodegenerativas. BioMed Research International. https://www.hindawi.com/journals/bmri/2014/474296/abs/. Publicado el 3 de julio de 2014.
  8. Allen BG, Bhatia SK, Anderson CM y col. Dietas cetogénicas como terapia adyuvante del cáncer: historia y mecanismo potencial. Biología redox. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213231714000925. Publicado el 7 de agosto de 2014.
  9. Dieta cetogénica de Masood W. StatPearls [Internet]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK499830/. Publicado el 21 de marzo de 2019.
  10. Tarantino G, Citro V, Finelli C. Exageración o realidad: ¿Deberían los pacientes con EHGNA relacionado con el síndrome metabólico seguir la dieta del cazador-recolector (paleo) para disminuir la morbilidad? Revista de enfermedades gastrointestinales y hepáticas. https://www.researchgate.net/publication/282920578. Publicado en septiembre de 2015.
  11. Masharani U, Sherchan P, Schloetter M, et al. Efectos metabólicos y fisiológicos de consumir una dieta de tipo cazador-recolector (Paleolítico) en la diabetes tipo 2. Nature News. https://www.nature.com/articles/ejcn201539/. Publicado el 1 de abril de 2015.
  12. La nutrición paleolítica mejora las concentraciones plasmáticas de lípidos de los adultos hipercolesterolémicos en mayor medida que las recomendaciones dietéticas tradicionales saludables para el corazón. Investigación nutricional. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0271531715000974. Publicado el 13 de mayo de 2015.
  13. Sofi, Francesco, Abbate, et al. Evidencia acumulada sobre los beneficios de la adherencia a la dieta mediterránea en la salud: una revisión sistemática actualizada y un metanálisis. OUP Académico. https://academic.oup.com/ajcn/article/92/5/1189/4597540. Publicado el 1 de septiembre de 2010.
  14. Prevención primaria de la enfermedad cardiovascular con dieta mediterránea | NEJM. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/nejmoa1200303. Publicado el 4 de abril de 2013.
  15. Psaltopoulou T, Sergentanis TN, Panagiotakos DB, Sergentanis IN, Kosti R, Scarmeas N.Dieta mediterránea, accidente cerebrovascular, deterioro cognitivo y depresión: un metanálisis. Annals of Neurology. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/ana.23944. Publicado el 16 de septiembre de 2013.
  16. Salas-Salvadó J, Bulló M, Babio N, et al. Reducción de la incidencia de diabetes tipo 2 con la dieta mediterránea. Cuidado de la diabetes. http://care.diabetesjournals.org/content/34/1/14.short. Publicado el 1 de enero de 2011.
  17. Martínez-González MA, García-Arellano A, Salas-Salvadó J, et al. Una herramienta de evaluación de la dieta mediterránea de 14 elementos e índices de obesidad entre sujetos de alto riesgo: el ensayo PREDIMED. MÁS UNO. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0043134. Publicado el 14 de agosto de 2012.
  18. Prevención del cáncer en Europa: la dieta mediterránea como…: European Journal of Cancer Prevention. Revista europea de prevención del cáncer. https://journals.lww.com/eurjcancerprev/Fulltext/2013/01000/Cancer_prevention_in_Europe___the_Mediterranean.13.aspx. Publicado en enero de 2013.
  19. Bach-Faig A, Berry EM, Lairon D y col. Pirámide de la dieta mediterránea en la actualidad. Actualizaciones científicas y culturales | Nutrición en Salud Pública. Cambridge Core. https://www.cambridge.org/core/journals/public-health-nutrition/article/mediterranean-diet-pyramid-today-science-and-cultural-updates/70359644D12A038AC003B935AA04E120. Publicado el 13 de diciembre de 2011.
  20. Segula D. Complicaciones de la obesidad en adultos: una breve revisión de la literatura. Revista médica de Malawi: la revista de la Asociación Médica de Malawi. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4062780/. Publicado en marzo de 2014.
  21. Hussain TA, Mathew TC, Dashti AA, Asfar S. Efecto de la dieta cetogénica baja en calorías versus baja en carbohidratos en la diabetes tipo 2. Nutrición. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900712000731. Publicado el 5 de junio de 2012.
  22. Pinto A, Bonucci A, Maggi E, Corsi M, Businaro R. Actividad antioxidante y antiinflamatoria de la dieta cetogénica: nuevas perspectivas para la neuroprotección en la enfermedad de Alzheimer. Antioxidantes (Basilea, Suiza). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5981249/. Publicado el 28 de abril de 2018.
  23. Rosato V, Temple NJ, La Vecchia C, Castellan G, Tavani A, Guercio V. Dieta mediterránea y enfermedad cardiovascular: una revisión sistemática y metanálisis de estudios observacionales. Revista europea de nutrición. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29177567. Publicado en febrero de 2019.
  24. Romagnolo DF, Selmin OI. Dieta mediterránea y prevención de enfermedades crónicas. Nutrición hoy. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5625964/. Publicado en septiembre de 2017.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad