Una sensación de hormigueo repentino que se apodera de sus manos, pies o cara es una queja bastante común informada por personas en los Estados Unidos. Puede ser el resultado de dormir durante horas prolongadas sobre cualquiera de sus extremidades o de sentarse en la misma posición al leer o escribir.

Médicamente denominada parestesia, una sensación de hormigueo suele ser el resultado de un traumatismo o una lesión del sistema nervioso periférico (SNP). El SNP es un componente del sistema nervioso que conecta el cerebro con los diversos órganos del cuerpo a través de una red de fibras nerviosas. Transmite información de ida y vuelta en forma de impulsos o señales nerviosas.

Cuando se pellizca o comprime un nervio, la transferencia de señales puede retrasarse, ralentizarse o dificultarse, lo que afecta la capacidad del cerebro para interpretar señales y enviar respuestas. Para hacer frente a este fenómeno, el cerebro responde asociando la sensación con entumecimiento y hormigueo. Estos son los primeros síntomas de una lesión nerviosa.

Un hormigueo leve o temporal marcado por una “sensación de hormigueo” puede aliviarse tan pronto como se alivia la presión sobre el nervio asociado. En casos de parestesia transitoria, generalmente causada por una compresión nerviosa leve, los síntomas se resuelven por sí solos.

El hormigueo y los problemas sensoriales son comunes en pacientes que padecen trastornos neurológicos, afecciones crónicas dolorosas como la fibromialgia y otras enfermedades, lo que a veces complica el diagnóstico. Sin embargo, hay una claridad parcial en los casos de hormigueo facial.

En casi todas las lesiones faciales, el nervio trigémino se comprime, estira o inflama mecánicamente.[1] El hormigueo facial afecta la región de la piel del rostro como un hormigueo entumecido o una sensación de hormigueo en la piel que a menudo se presenta sin dolor en las etapas iniciales. Si el síntoma predominante es el dolor facial, entonces el trastorno se denomina neuralgia del trigémino, un trastorno neurológico relativamente bien caracterizado del nervio trigémino.[6]

¿Qué puede causar hormigueo facial?

El hormigueo facial no es una enfermedad en sí, sino un síntoma de enfermedades que afectan la función nerviosa o nerviosa.

Puede ser causado por:

  • Una enfermedad psiquiátrica
  • Daño infligido en la parte superior de la médula espinal o en la parte posterior del tronco encefálico
  • Deshidratación alrededor del 5-6 por ciento
  • Circulación inadecuada de sangre.
  • Vitamina B6 deficiencia
  • Personas que reciben hemodiálisis crónica
  • Desnutrición en alcohólicos crónicos
  • Embarazo o lactancia
  • Medicamentos como penicilamina, isoniazida o fenelzina
  • Condiciones médicas relacionadas con el sistema nervioso como:
    • Carrera
    • Mielitis transversa
    • Encefalitis
    • Lesión en la región dental y facial.
    • Compresión del nervio trigémino
    • Sarcoidosis
    • Desorden autoinmune
    • Un tumor o lesión vascular que ejerce presión sobre el cerebro o la médula espinal

¿Cuáles son los signos y síntomas del hormigueo facial?

El hormigueo facial se caracteriza por un entumecimiento y una sensación de hormigueo característicos en la cara. También puede ir acompañado de:

  • Sensibilidad de la piel sobre la región facial afectada.
  • A veces, el dolor

¿Cómo se diagnostica el hormigueo facial?

La evaluación del historial médico de un paciente es de suma importancia para determinar el problema exacto. Varios pacientes pueden interpretar la pérdida de sensibilidad o cualquier otro daño neurológico como un caso de hormigueo.

El objetivo aquí es determinar las áreas con sensaciones reducidas o perdidas y los perímetros que rodean la región facial afectada sugiriendo daño nervioso en un punto en particular.

Su médico puede recetarle cualquiera de los siguientes para determinar la causa exacta:

  • Resonancia magnética o tomografía computarizada si la causa sospechada es un accidente cerebrovascular
  • Análisis de sangre si la causa es una enfermedad subyacente
  • Una derivación a un psiquiatra si la causa es de naturaleza psiquiátrica

¿Cuál es el tratamiento médico para el hormigueo facial?

El tratamiento para la parestesia se basará únicamente en el diagnóstico de la causa de su afección.

Las afecciones leves son generalmente inofensivas, implican poco o ningún dolor y tienden a resolverse espontáneamente. Sin embargo, los pacientes con enfermedades graves plagadas de dolor deben buscar ayuda profesional. El neurólogo consultor puede recetar corticosteroides para reducir la sensación de hormigueo.

Si la ansiedad severa, los ataques de pánico o una causa psiquiátrica están detrás de la sensación de hormigueo en su cara, su médico puede derivarlo a un profesional de salud mental.

Formas naturales de reducir el hormigueo facial

Echemos un vistazo a las formas naturales de ayudarte a superar la sensación de hormigueo en tu rostro.

1. Pruebe la terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual (TCC) centrada en el entrenamiento sensorial puede ayudar al paciente afectado a comprender las alteraciones en los impulsos nerviosos que se transmiten.

La reeducación sensorial puede ayudar al paciente a volver a aprender sus percepciones táctiles en el caso de hormigueo facial. Esta forma de CBT educa los sentidos para distinguir la diferencia entre la sensación táctil en movimiento y la sensación táctil constante. También ayuda al paciente a evaluar la ubicación del toque en la piel afectada.[1] Sin embargo, el estímulo para desencadenar las percepciones del tacto nunca debe ser tan intenso como para infligir dolor.

2. Practica la meditación de atención plena

La meditación de atención plena combina la atención de la meditación con la autocontemplación del presente.

La práctica de la meditación de la atención plena captura su atención en el presente, abriendo la puerta a la conciencia, la sensación, su ambiente, la aceptación y la franqueza sin espacio para los pensamientos críticos. Esto ayudará a calmar su mente en el proceso, combatiendo el estrés y estimulando la respuesta de relajación de su cuerpo.

Leer también ➤  Cómo reutilizar su guardarropa de verano para el otoño: consejos de veinte y tantos

Las intervenciones basadas en la atención plena pueden ayudar a aliviar la percepción del dolor y también a reducir los síntomas de la depresión en personas que padecen enfermedades crónicas.[4]

Aunque no existe un vínculo directo entre el hormigueo facial y las terapias de meditación, la práctica de la meditación de atención plena puede ayudar a controlar el estrés y la depresión, dos de las causas del hormigueo facial.

3. Considere la vitamina B6 Suplementos

Una deficiencia de vitamina B6, también conocida como piridoxina, se asocia con daño nervioso y hormigueo, que puede remediarse con su suplementación.

La suplementación dietética de piridoxina es imperativa debido a la incapacidad inherente del cuerpo para sintetizarla. Aunque nuestra ingesta dietética es suficiente para satisfacer nuestra vitamina B6 necesidades y su deficiencia es rara, algunas personas son propensas a una deficiencia de vitamina B6) Individuos adultos con deficiencia de vitamina B6 puede experimentar hormigueo en las manos, piernas y eventualmente en la cara.[5]

  • Considere tomar vitamina B6 suplementos con la aprobación de su médico.

4. Beba leche de cúrcuma

A la cúrcuma se le otorga un polifenol llamado curcumina que puede ayudar a resolver el hormigueo facial debido a sus propiedades antiinflamatorias.

El daño del nervio periférico se manifiesta inicialmente en las fibras sensoriales y se experimenta como dolor y hormigueo. A medida que se lesionan las fibras nerviosas, entran en vigor varios procesos biológicos y el daño aparece en forma de dolor, hormigueo y entumecimiento. El estrés oxidativo y la inflamación se encuentran entre los muchos procesos que contribuyen al daño nervioso.

Un estudio ha destacado la suplementación de un tratamiento complementario que contiene cúrcuma con ácido alfa lipoico para reducir el entumecimiento, el dolor y el hormigueo que se experimentan en la neuropatía periférica.

café con Leche de curcuma
Photo by Sarah Shaffer on Unsplash

La naturaleza antiinflamatoria del ingrediente bioactivo curcumina puede ayudar a reducir la producción de moléculas que desencadenan la inflamación. Su actividad antioxidante puede ayudar a combatir el estrés oxidativo que causa dolor, hormigueo y entumecimiento en los nervios comprimidos mecánicamente.

  1. Agregue un trozo de cúrcuma de ½ a 1 pulgada a una sartén.
  2. Agregue 8 onzas de leche a la sartén que contiene la cúrcuma.
  3. Deje que la mezcla hierva durante unos 15 minutos.
  4. Cuela la leche y bebe 1 taza al día.

El extracto de Ginkgo biloba (GBE) ha sido acreditado con actividades antioxidantes y neuroprotectoras que pueden ayudar a combatir el estrés oxidativo y reducir el daño nervioso.

Su valor medicinal proviene de su capacidad para prevenir lesiones inducidas por oxidación y sus efectos positivos sobre la regeneración nerviosa, insuficiencia cerebral y enfermedad vascular periférica.

Un estudio ha demostrado los efectos de GBE sobre la sensación de entumecimiento y hormigueo asociados con un nervio comprimido. Los resultados destacaron que la EGB podría inhibir las parestesias y también facilitar el proceso de recuperación de la función motora después de una lesión en el nervio facial.[3]

  • La ingesta recomendada de GBE para adultos es de 120 a 240 miligramos al día.

Complicaciones

El hormigueo se ha asociado con muchas enfermedades. El hormigueo prolongado en la cara puede provocar complicaciones graves. Se requiere un tratamiento adecuado para reducir cualquier riesgo potencial:

  • Daño cerebral, si la causa de su hormigueo es un derrame cerebral
  • Parálisis
  • Daño permanente a los nervios

Cuando ver a un doctor

Hay varias razones que pueden causar una sensación de hormigueo en la cara. Considere obtener la opinión de un neurólogo si experimenta:

  • Una aparición repentina de la sensación de hormigueo.
  • Hormigueo que se limita a un lado del cuerpo
  • Sensación de hormigueo persistente

Estos pueden ser signos de un accidente cerebrovascular inminente.

El hormigueo prolongado puede ser un presagio de otras afecciones médicas, que pueden ser un motivo de grave preocupación. Es importante buscar la opinión de un profesional médico si los síntomas persisten más de unos minutos.

Nota final

El hormigueo facial aparece con mayor frecuencia como consecuencia de una lesión o traumatismo en el nervio trigémino. Hay varias causas que pueden provocar hormigueo facial y deben abordarse en consecuencia.

Los casos leves se pueden superar por sí solos. Sin embargo, busque una evaluación médica inmediata en caso de pérdida prolongada de sensibilidad para evitar consecuencias adversas.

Probar la TCC y practicar la meditación consciente puede ayudarlo a restaurar sus juicios sensoriales y reducir la sensación de hormigueo en su rostro.

Recursos:

  1. Phillips C, Blakey G, Essick GK. Reentrenamiento sensorial: una terapia cognitivo-conductual para la sensación alterada. Atlas de las clínicas de cirugía oral y maxilofacial de Norteamérica. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3073500. Publicado en marzo de 2011.
  2. Di Pierro F, Settembre R. Seguridad y eficacia de una terapia complementaria con fitosoma de curcumina y piperina y / o ácido lipoico en sujetos con diagnóstico de neuropatía periférica tratados con dexibuprofeno. Revista de investigación del dolor. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3704545. Publicado el 3 de julio de 2013.
  3. Jang CH, Cho YB, Choi CH. Efecto del extracto de ginkgo biloba en la recuperación después de una lesión por aplastamiento del nervio facial en la rata. Revista internacional de otorrinolaringología pediátrica. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23021527. Publicado en diciembre de 2012.
  4. Edenfield TM, Saeed SA. Una actualización sobre la meditación de atención plena como tratamiento de autoayuda para la ansiedad y la depresión. Investigación en psicología y manejo del comportamiento. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3500142. Publicado el 23 de noviembre de 2012.
  5. Hammond N, Wang Y, Dimachkie MM, Barohn RJ. Neuropatías nutricionales. Clínicas neurológicas. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4199287. Publicado en mayo de 2013.
  6. Majeed MH, Arooj S, Khokhar MA, Mirza T, Ali AA, Bajwa ZH. Neuralgia del trigémino: una revisión clínica para el médico general. Cureus. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30800555. Publicado en 2018.

Fuente del artículo original

Las imágenes salen del artículo original o bien del banco gratuito de imágenes de Pexels.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad